En mi calendario de marzo

marzo 9, 2017 2:35 pm
Publicado por Dominique Barkhausen

¡Hola, marzo! Lo bueno de tener tantas metas por cumplir y tantas acciones en línea para cumplirlas es que hace poquito estaba subida a unos esquís y dentro de poco ya viene Semana Santa. ¡El tiempo pasa en un patín! Por eso, quiero compartir con ustedes lo que tengo en mente para este mes, antes de que ahorita ya sea diciembre.

[1] Más preparada para el medio maratón de NYC

Este 19 de marzo voy a participar en mi segundo medio maratón en Nueva York —mi cuarto en lo que llevo de corredora amateur—, y este año estoy MÁS preparada que el anterior, pues ahora cuento con la ayuda de un nutricionista deportivo.

Si leyeron mi entrada titulada Cómo prepararse para un medio maratón al estilo Vita, verán que les comparto todo lo que aprendí en cuanto a entrenamiento esa primera vez. En esta ocasión empecé un plan enfocado con el nutricionista médico Richard Mariné, y definitivamente él es una de las razones por las cuales he logrado todos mis entrenamientos —y aparte, me siento más en forma y preparada para el 19—.

Yo siento que sé bastante en materia de nutrición, pero nunca diré que lo sé todo, ya que la tecnología y la investigación van avanzando y vamos descubriendo novedades sobre el cuerpo humano. Sin embargo, como yo estudié nutrición enfocada en el bienestar, y no la médica, siempre es bueno consultar a un médico para las cuestiones más complejas. Richard y yo no necesariamente creemos en lo mismo, pero sí hay mucho en lo que estamos de acuerdo —y eso lo tomo en cuenta para el medio maratón—. Por ejemplo, decidí hacerme análisis corporal completo y una prueba de oxígeno, y ahí nos dimos cuenta de que mis electrolitos estaban más bajos de lo normal. Eso hizo que tomara más agua, así como agua de coco para hidratarme todavía más. ¡Y yo que pensaba que estaba todo normal, porque me mantengo hidratada!

Esos análisis también me ayudaron a ver cuán rápida es mi recuperación. Alerta de spoiler: es rápida. [TRADUCCIÓN: Si voy corriendo a un ritmo rápido y luego camino, mis latidos bajan y no se quedan elevados, y eso es bueno.]

Con eso entonces pudimos decidir cómo sería mi alimentación, y el resultado es muy equilibrado: yo como un poco de todo y no me limito, y este régimen me permite seguir con ese estilo de vida. Nada de dieta extrema, sino que he podido ingerir jugos verdes, batidos, sopas, huevos enteros, frutas variadas, avena, carnes roja y blanca, pescado blanco, salmón, nueces, sushi… ¡y hasta pasta!

Miren, creo que muchas personas tienen el concepto erróneo de que por estar corriendo muchos kilómetros hay que comer más… ¡y NO es cierto! Para moderarme, he tenido en cuenta cuáles días son de fondo —así se le llaman a las distancias largas— y cuáles no. Mi meta inicialmente era bajar unas cinco libras para rendir más y tener mejor resultado el día de la carrera, y hasta ahora he bajado tres, junto con el porcentaje de grasa. Solo me queda una semana de entrenamiento. ¡Deséenme suerte!

Mientras tanto, les dejo con los consejos que a MÍ me han dado resultado en este proceso.

+  Evitar lácteos tanto como sea posible, porque generan gases e indigestión durante las corridas

+  Comer mínimo dos horas antes de las corridas largas; a mí me funciona comer guineo con mantequilla 
de almendra, y de vez en cuando agregarle una tostada

+  Llevar gomitas de miel —lo que en inglés se llaman “honey stingers”— durante la corrida

+  Tomar agua de coco los días de fondo, al terminar la corrida, para hidratarte

+ Tomar Pedialyte la noche antes de un fondo, para prevenir la deshidratación

+ Comer bien la noche antes de un fondo, con contenido de carbohidratos y proteínas. Por ejemplo, a mí me funciona comer salmón con vegetales o arroz japonés, o hasta un pollito con pasta aglio e olio.

+ Evitar la carne roja 15 horas antes de una corrida larga.

Recuerden: esta ha sido mi experiencia al trabajar con especialistas. Si desean aplicarlos, recuerden consultar expertos en nutrición, ejercicio y bienestar.

[2] Llega el Vita Spring Break Challenge

Hablando de que el tiempo vuela, en un mes estamos en Semana Santa. Así que… ¿Alguien dijo “Vita Spring Break Challenge”?

Si quieren cumplir sus metas de bienestar y tener acceso a un plan de alimentación a domicilio que incluya desayuno, almuerzo, cena y dos meriendas, esto es para ustedes. Nada de pensar en qué cocinar, sino que les voy a hacer la vida fácil: es solo destapar contenedores y luego verse bien hidratado y desinflado en traje de baño.

Luego de llenar un formulario sobre preferencias alimentarias, alergias e intolerancias, les personalizamos el menú, y tendrían seguimiento diario de parte nuestra. Pueden pagar semana por semana, o las dos semanas completas, y escoger si quieren recibir su kit diario en la casa o en la oficina. ¿Quieren una muestra de lo que incluiría? Aquí les dejo un menú general, para que tengan una idea.

¿Les interesa inscribirse? Llámennos al (809) 621-8222 o escríbannos a info@vitahealthyfitness.com.

¡Feliz marzo!